Un mastín vigila su rebaño en la provincia de Zamora. Foto: Joaquín Terán.

La valía de los perros de trabajo

Descubren enfermedades, defienden el ganado, encuentran drogas, ayudan a los ciegos… y esas son solo algunas de las hazañas de los perros de trabajo.
0
416


Hace muchos, muchos años visité por primera vez en Madrid una exposición canina en la Casa de Campo. Siempre me han gustado mucho los perros, y les aseguro que salí muy defraudado del evento. Muchas razas me parecieron que estaban muy gordas y otros ejemplares se comportaban como autómatas.

De hecho, hice un comentario sin ánimo de ofender sobre la gordura de unos mastines y los dueños casi me pegan. La raza guardián española por excelencia del ganado que yo había conocido era de talla más alta, con menos papada y mucho más ágil. Los perrazos pastores activos estaban musculados y mantenían un buen ritmo de carrera. Eso sí no estaban tan peinaditos ni mimados como los de la exposición.

Comento esto, porque los que somos de pueblo hemos visto que todo el que tenía perro antaño no era para exhibirlo, sino para que le ayudara en sus tareas y aficiones; sobre todo en lo referente al pastoreo en la carea, la defensa y a la caza.

He empezado así este artículo porque todavía se siguen utilizando mastines para el pastoreo y perros para cazar, aunque cada día menos, en especial los mastines. Lo que quiero decir es que son perros de trabajo. Animales adiestrados de una forma natural a dar el máximo en momentos precisos cuando se les requiere.

Ya sabemos que en los últimos años, los perros se vienen utilizando para detectar enfermedades como el cáncer y la diabetes, entre otras. Ahora están comenzando a adiestrarlos para localizar personas con Covid-19 y seguro que lo conseguirán, porque ya sabemos que el olfato y la persistencia en el trabajo de algunas razas concretas es encomiable. Según los involucrados en este proyecto del coronavirus, un perro podría detectar mediante el sudor alrededor de 260 casos positivos en personas en un día.

Perros pastores, junto a su amo, en el Pozo de las Mujeres Muertas (Asturias). Foto: Joaquín Terán.
Perros pastores, junto a su amo, en el Pozo de las Mujeres Muertas (Asturias). Foto: Joaquín Terán.

Perros de trabajo

Todos los perros de diferentes razas que se utilizan para detectar enfermedades, droga, billetes… no son unos animales cualquiera. En su comportamiento en el trabajo no es lo mismo un pastor belga malinois de exhibición que uno preparado a tal efecto y que según los criadores las buenas cualidades e instinto van pasando de generación en generación.

Tengo un amigo que cría springer spaniel de trabajo y está cruzando constantemente diferentes ejemplares españoles con los de otros países. Prácticamente tiene siempre sus camadas vendidas a las fuerzas de orden público y a cazadores. Los primeros están comenzando a apostar por esta raza por su laboriosidad , capacidad de trabajo y fino olfato, y los segundos por lo mismo, además de su entrega para encontrar las piezas en el campo. Pero ya me advierte mi amigo que nada tiene que ver un spaniel de belleza, más grande y menos ágil, que la variante que él sustenta: mucho más activa y vivaz. Y vaya por delante que el criar perros no hace rico a nadie, pero sí consigue disfrutar de sus cualidades y mucho más cuando le dicen tal y cual buena faena que ha realizado uno de sus perros. Por supuesto, también realiza una importante labor social. Para llegar a ser un buen adiestrador se necesita pasar por muchos cursos y por cientos de horas de trabajo y de entrega a sus animales.

Viene esto a cuento porque cada día son más las críticas, incluso violentas, de los animalistas hacia los criadores y los que compran perros, sin hacer distinción entre los animales útiles y necesarios para el hombre de los que no lo son tanto. Todos van metidos en la misma cesta y no es justo. Por supuesto que sí se puede adoptar un animal de compañía, mejor que mejor, siempre y cuando a ese perro se le motive y no pierda sus cualidades innatas; así como no olvidar el deber de tenerlo bien cuidado y no orondo como si fuera una foca. Un hecho que cada día se ve más en las ciudades grandes.

En otro de sus postulados, los animalistas piden la “esterilización obligatoria de los animales de compañía”. Se supone que depende de lo que piense su dueño y también de lo que opine el veterinario, porque creo que no será bueno esterilizarlos a edades ya tardías.

Y ya que estamos en pleno verano, espero que no comiencen a lanzar como cada año cifras escandalosas de abandono de galgos y de otros perros sin basarse en ningún estudio, culpando a los cazadores. Existen trabajos serios que no consideran a los cazadores ni mucho menos como los responsables del abandono de nuestras mascotas.

Canes en su hábitat

Me contaba recientemente un conocido palentino que unos chicos muy majos se habían escandalizado cuando se acercaron a una nave en el campo y vieron tres cachorros de mastín de unos cuatro meses sucios, revueltos con las ovejas, porque las 24 horas del día estaban con ellas. El pastor solo se limitaba a alimentarlos por la mañana y por la tarde y hacerles algunas carantoñas, aunque pocas. Pues bien, seguro que es la mejor forma de que los cachorros se acostumbren al ganado y así nunca lo abandonen, aunque a los jóvenes les hubiera gustado acariciarlos y tenerlos en otro lugar. Perros de trabajo y nada más y no por eso mal criados. Todo lo contrario. De esta manera consideraran a las ovejas como una más de la familia y siempre la defenderán cuando sean mayores ante los ataques de los predadores, recuperando sus instintos para los que nacieron.

El hombre a lo largo de la historia ha ido perfilando algunas razas a su conveniencia, unas con acierto y otras no tanto. Los perros utilizados como guía de ciegos, generalmente de la raza labrador retriever, son también canes de trabajo y entran en el grupo de los que se ha acertado 100 por 100. En principio eran y siguen siendo utilizados también para cobrar las piezas abatidas en las cacerías. Cuando hacen de conductores de personas ciegas han de ser de carácter tranquilo y paciente, además de muy observadores e impasibles ante otros perros más efusivos o más agresivos. Su entrenamiento es fundamental para hacer la vida más fácil a los humanos.

Recuperación de biodiversidad

Una de las últimas razas españolas de perros que ha estado a punto de desaparecer es el pachón navarro. Menos mal que entusiastas como el veterinario Carlos Contera (Brihuega) y algunos otros mas tarde como Vicente Bueno (Molina de Aragón), entre otros, a puro de muchos esfuerzos y pruebas con los perros en el campo y en las competiciones están consiguiendo perfilar un perro con las mismas características o muy parecidas a las que siempre tuvo el pachón navarro. Esto es lo que se llama recuperar biodiversidad, al evitar que esta dócil y noble raza dejara de existir. Y sí, es un perro utilizado para la caza, pero también muy amante de la familia y en especial de los niños, a los que incluso es capaz de proteger si alguien intenta hacerles daño. Se me olvidaba: los truferos han encontrado en esta raza una buena aliada para recolectar tan exquisito producto.

Comentaba con anterioridad que en los pueblos siempre se han tenido perros que fueran útiles. Y lo mismo se utilizaba un sabueso para cazar la liebre o el conejo que la codorniz. Hace unos años, mi primo Fabián y su grupo de caza, que no bajaba ninguno de los 75 años, salieron con una sabuesa a por codornices. A eso de mediodía me llamaron porque a la perra se le estaba hinchando el cuello. Le había mordido una víbora. Dos inyecciones del corticoide urbason 40 con un intervalo de cuatro horas y a la semana la perra estaba perfectamente.

Así que decidieron salir de nuevo a patear los rastrojos y arroyos, pero a poco de comenzar la jornada pasó la perra por un majano y como alma que se la lleva el diablo corrió chillando hacia el pueblo, cruzando la carretera nacional. Al volver a casa la encontraron escondida y asustada en un rincón del patio. ¿Qué había pasado?, pues que la sabuesa había detectado entre las piedras del majano el mismo olor de la otra víbora que le había picado y lo asoció rápidamente con el dolor.

Con perros con tanto olfato como esta hembra orejuda no es extraño que estemos comenzando una nueva era abierta a utilizar a los canes como los mejores ayudantes para detectar las peores y más graves enfermedades.

Deja aquí tu comentario