En la escuela

Es posible una escuela que forme y eduque a la vez que divierte. Un huerto escolar, como este de Villamediana (La Rioja) es una magnífica idea.
0
860


Lunes 30 de septiembre. La cita era a las 11 en la escuela de Villamediana (La Rioja). Antes de la hora ya estábamos allí, conmigo mi amigo Jon, el que tiene un gallo llamado Gregorio. En punto llegó Rosa Olga, maestra, y una cuadrilla de chavales y de chicas de unos ocho años.

Por delante un par de horas para coger calabazas y al hacerlo jugar a encontrar entre las matas flores macho y flores hembra; comer dos bizcochos de calabaza que han preparado los chicos la tarde anterior; una “visita guiada” por los alumnos al invernadero y al ecohuerto; llenar unas cestas con tomates, pimientos, berenjenas y bróculi; coger unos esquejes de hierbaluisa y de salvia; subir al aula para hablar del libro Donde viven los caracoles, coger unas lupas y volver a bajar al huerto escolar a buscar bichos; sentarnos en el patio a charlar un rato y a aprender: ellos cómo pongo la paja en la huerta que yo hago y por qué planto albahaca entre la pimienta, entre otras cosas. Yo, que estos chavales llevan tres años haciendo esta huerta y cómo combinan las plantas de acuerdo a un calendario de plantación y a las necesidades de agua y nutrientes de cada una de ellas, por ejemplo.

Ellos no lo sé si aprendieron mucho más con lo que les conté, yo sí. Además de todo lo que me mostraron que saben de la huerta, me dieron una clase magistral de saber estar. Creo que no es necesario escribir nada más, basta ver las fotografías que acompañan estas líneas y mirarles a la cara a estos chavales y chicas para entender que es posible una escuela divertida y aprender gozando. Gracias Rosa Olga. Gracias maestros de la escuela de Villamediana. ¡Gracias chavales y aúpa!

Posdata: los tomates, pimientos, berenjenas… que cogimos se los vendieron a los maestros que esa mañana tenían claustro. Once euros importó la venta, que bien vienen para financiar este proyecto autogestionado por críos de ocho años.

Deja aquí tu comentario