Sí rotundo del Parlamento Europeo a la Estrategia “De la Granja a la Mesa”

La Eurocámara aprueba por amplia mayoría su informe sobre la Estrategia “De la Granja a la Mesa” pero pide análisis de impacto y precios justos para los productores.
0
1073
El vicepresidente Timmermans y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, en una sesión en la Euocámara el pasado mes de septiembre. "CC-BY-4.0: © European Union 2021 – Source: EP".

Foto: El vicepresidente Timmermans y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, en una sesión en la Eurocámara el pasado mes de septiembre. CC-BY-4.0: © Unión Europea 2021 – Fuente: EP.

El Pleno del Parlamento Europeo ha aprobado hoy el informe sobre la Estrategia “De la granja a la mesa” por 452 votos a favor, 170 en contra y 76 abstenciones. El objetivo de esta estrategia, que aún no se ha trasladado a directivas concretas, es lograr un sistema de producción de alimentos más saludable y sostenible en toda Europa.

El texto aprobado por el Parlamento Europeo prevé reducir, en los niveles que determinen futuros estudios de impacto, el uso de pesticidas y fertilizantes en agricultura y de antibióticos en ganadería. El Parlamento Europeo ha introducido esta salvedad frente a la intención de la Comisión de reducir esos niveles en porcentajes concretos.

También reclama una remuneración digna para los agricultores, mejores condiciones de trabajo en la cadena alimentaria y medidas destinadas al conjunto de los consumidores europeos; sin olvidar el compromiso en la defensa del medio ambiente y en la lucha contra el cambio climático.

El informe del Parlamento Europeo recoge las demandas del sector primario de aportar «alternativas viables a los productores» teniendo en cuenta que se limita el uso de determinados productos. La Cámara da un espaldarazo también a la ganadería extensiva y al cultivo bajo plástico, por sus “múltiples efectos positivos sobre el medio ambiente” y su uso sostenible de los suelos.

Los europarlamentarios también han votado a favor de reducir el desperdicio de alimentos en la Unión en un 30% de aquí a 2025 y en un 50% de aquí a 2030 y han recordado que «no puede ratificarse el acuerdo UE-Mercosur en su forma actual», ya que no garantiza la protección de la biodiversidad, en particular en la Amazonia, “ni aporta garantías en cuanto a las normas agrícolas”.

Claves de la postura del Parlamento Europeo sobre la Estrategia “De la Granja a la Mesa”

Alimentos más saludables

  • La Unión Europea formulará recomendaciones, científicamente avaladas, sobre nutrición.
  • La UE trabajará para “atajar el consumo excesivo de carne y de alimentos ultraprocesados” con alto contenido en sal, azúcar y grasas, fijando incluso unos niveles máximos de ingesta.

Plaguicidas y protección de los polinizadores

  • Mejorar el proceso de aprobación de los plaguicidas y controlar mejor su utilización, para proteger a los polinizadores y la biodiversidad.
  • Fijar unos objetivos vinculantes de reducción del uso de plaguicidas a través de los planes estratégicos nacionales de la PAC.

Emisiones de gases de efecto invernadero

  • Se marcarán objetivos ambiciosos para las emisiones procedentes del sector agropecuario y del uso que este hace de la tierra, incluidos unos criterios estrictos para las energías renovables que funcionan con biomasa.
  • Deberán restaurarse y mejorarse los sumideros naturales de carbono.

Bienestar animal

  • Hacen falta indicadores comunes sobre bienestar animal, con el suficiente respaldo científico.
  • Fin gradual del uso de jaulas en la ganadería de la UE.
  • Los productos de origen animal procedentes de fuera de la Unión solo podrán acceder al mercado comunitario si cumplen unas normas asimilables a las europeas.

Agricultura ecológica

  • En 2030 deberá haberse ampliado la superficie dedicada a cultivos ecológicos.
  • Son necesarias iniciativas —de promoción, de contratación pública y tributarias— para estimular la demanda.

Apoyo masivo a la Estrategia con algunas excepciones

Tras la votación, Herbert Dorfmann (PPE, Italia), ponente de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural, ha señalado que: “La responsabilidad de logar que la agricultura sea más sostenible ha de ser compartida: por los agricultores y ganaderos, pero también por los consumidores. Nuestros agricultores y ganaderos hacen ya una gran labor; si les pedimos que reduzcan aún más el uso de plaguicidas, fertilizantes y antibióticos, tendremos que apoyarlos, o la producción acabará por desplazarse fuera de la Unión. Garantizar la disponibilidad de alimentos a precios razonables debe seguir siendo una prioridad”.

Anja Hazekamp (La Izquierda, Países Bajos), ponente de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, ha calificado el informe aprobado de “medidas concretas para que nuestro sistema alimentario vuelva a respetar los límites del planeta: estimulando la producción local de alimentos y alejándonos de la ganadería intensiva y de los monocultivos agrícolas con elevado uso de plaguicidas. Un sistema alimentario sostenible es, además, esencial para el futuro de los agricultores y los ganaderos”.

La eurodiputada Clara Aguilera, miembro de la Comisión de Agricultura de la Eurocámara y ponente socialista de este informe, ha valorado positivamente la decisión: “como socialistas, hemos trabajado duro para identificar y proponer soluciones a los posibles problemas y obstáculos que esta transición podría traer”. En este sentido, ha dicho, “es importante que la Comisión Europea elabore estudios de impacto de todas las medidas legislativas que se desarrollen basándose en esta estrategia”.

El Partido Popular español en la Eurocámara, por su parte, ha votado en contra de la estrategia.

Deja aquí tu comentario