SEO arremete contra la agricultura intensiva con el ave del año 2023

La Sociedad Española de Ornitología acusa a las prácticas agrarias del declive del aguilucho cenizo, que ha reducido sus poblaciones un 25% en 10 años.
0
193

Foto: Aguilucho cenizo – Dennis Jacobsen (Shutterstock)

La organización ambientalista SEO/Birdlife ha nombrado “Ave del Año 2023” al aguilucho cenizo, una rapaz migratoria ligada a los hábitats agrarios y que ha reducido sus poblaciones un 25% en la última década en España. SEO asegura que la intensificación agraria es una de sus principales amenazas, particularmente la destrucción de nidos y polluelos por las cosechadoras y el uso de plaguicidas, al disminuir el número de presas.

El aguilucho cenizo es una rapaz que migra entre África y España y que depende estrechamente de las grandes extensiones cultivadas de trigo y cebada, donde, a falta de los grandes herbazales que conforman en otros lugares su hábitat predilecto, instala los nidos. El aguilucho cenizo preda sobre topillos, ratones, langostas, pequeños reptiles y aves granívoras, que constituyen sus presas habituales.

Las transformaciones de los cultivos de cereal de secano a regadíos o leñosos, las prácticas agrícolas intensivas, la reducción de linderos y barbechos y, especialmente, la recogida temprana de las cosechas está afectando muy gravemente a esta especie, según SEO. También la persecución de esta rapaz, a causa de ser una especie que depreda puntualmente sobre especies cinegéticas, ha sido una causa de mortalidad del aguilucho cenizo.

De acuerdo con el último censo de 2017, si se compara el tamaño de población obtenido en 2017 (4.269-5.360 parejas) con el obtenido en el mismo territorio en 2006 (5.818-6.934), se observa que se han perdido cerca de 1.500 parejas, lo que representa un declive de entre el 23 y el 27% solo en una década.

Dentro de su área de distribución los mayores declives se han observado en Galicia, Andalucía, Extremadura, Madrid o Euskadi. En general se observa un fuerte y generalizado descenso en la mitad occidental del territorio donde habita esta especie. Según los datos del último censo estatal, España constituye el país europeo más importante para la especie a nivel numérico, seguido por Francia, con 3.800-5.100 parejas, o Polonia, con entre 3.000-4.000 parejas.

SEO ha asegurado que, con este nombramiento, pretenden concienciar a los políticos, a los agricultores y a la ciudadanía en general de la importancia de “conservar nuestros campos con vida”.

Medios para los agricultores

Desde SEO aseguran que para proteger los nidos durante las labores de la cosecha es necesario proporcionar medios, fondos y medidas de compensación a los agricultores. Además, es necesario el desarrollo de medidas específicas ligadas a los usos agrícolas en los cultivos de cereal como el retraso de la cosecha, la conservación de linderos o eriales y el desarrollo de medidas que permitan la conservación de barbechos gestionados para fomentar la biodiversidad en al menos un 10% de la superficie de cultivo.

Otra de las amenazas son las infraestructuras, para las que SEO/BirdLife mantendrá su clara línea de renovables responsables, y trabajará para que no se implanten proyectos eólicos y fotovoltaicos o de nuevas líneas eléctricas en los territorios clave para la especie, así como prohibición del desarrollo de cualquier infraestructura en las zonas más sensibles para la misma.

Deja aquí tu comentario