Veganos y animalistas tratan de reventar la última campaña de Danone

Bajo el hashtag #GranjasFamiliares, Danone acerca su imagen a la de los ganaderos en su campaña. Los veganos y animalistas no han tardado en saltar.
0
1458
Fotograma del spot #GranjasFamiliares, de Danone.

La última campaña de Danone parece haberse vuelto en contra de su propio objetivo. Al menos en Twitter, donde muchos usuarios han reaccionado con cabreo al hashtag #GranjasFamiliares. La campaña se engloba bajo esa etiqueta, que busca poner en valor el carácter familiar de las granjas que proveen la leche a esta gran industria láctea.

Numerosas cuentas de personas veganas, animalistas y anti-leche han reaccionado con furia al mensaje de Danone, criticando hechos como que los hijos de las vacas son “robados” a sus madres al nacer y “asesinados” o “enviados al matadero”.

Mensajes radicales que han sido “completados” por otras cuentas que han criticado también a la multinacional láctea francesa por maltratar a los ganaderos y utilizarlos después para sus campañas publicitarias:

Otros usuarios han reaccionado también criticando la radicalidad de los mensajes de carácter vegano, y apostando por una dieta variada y equilibrada:

Los ganaderos, en el centro de las campañas de la industria láctea

La realidad es que la utilización de la imagen de los ganaderos en campañas de la industria láctea es habitual en los últimos años. Empresas como Pascual o Central Lechera Asturiana han enfocado sus últimas estrategias de marketing a conceptos como el pastoreo, el bienestar animal, lo natural y la sostenibilidad.

Mientras tanto, las organizaciones de ganaderos siguen denunciando los bajos precios que perciben por la leche (0,34 euros por litro de leche según los datos oficiales del Ministerio de Agricultura). En cualquier caso, la última campaña de Danone vuelve a demostrar que ganaderos e industrias lácteas son dos eslabones de una misma cadena que se necesitan mutuamente para seguir elaborando un producto básico de la dieta mediterránea: los lácteos.

Deja aquí tu comentario