¿Quién pagará la vuelta a lo rural?

Muchos abogan por una vuelta a ‘lo rural’, pero muy pocos explican quién pagará ese viaje.
0
1367
Una señal de STOP en un camino agrícola en Almendra (Zamora). Autor: Joaquín Terán.

Ayer se celebraba un webinar, organizado por la Fundación Europea para la Innovación y la Aplicación de la Tecnología (INTEC) bajo el sugerente título de “Vuelta a lo Rural”. En él, varios políticos, como el ministro de Agricultura, Luis Planas, o los presidentes de Cantabria, Miguel Ángel Revilla y de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, defendieron la importancia de trabajar para lograr un medio rural vivo, fuerte y sostenible.

En el evento, una muestra más de las posibilidades que la digitalización abre para acercar distancias y reducir la brecha urbano-rural, el ministro Planas volvió a ponerse al frente de los agricultores y ganaderos españoles, defendiendo su carácter esencial y reivindicando su papel como garantes de la soberanía alimentaria.

“Esta tarea”, añadió, “no es nada fácil, por lo que debemos trabajar para hacer que los habitantes del medio rural tengan una vida digna, con los mismos servicios y posibilidades de una gran ciudad”.

Sin embargo, estas llamadas al carácter esencial y a la necesidad de apoyar al sector agroalimentario no parecen haber llegado a oídos de la Comisión Europea, que ayer anunció a bombo y platillo el fondo que el Gobierno europeo prepara para la reconstrucción económica tras la crisis del coronavirus, un fondo del que el sector agroalimentario recibirá muy poco, según las primeras estimaciones.

La PAC sufrirá recortes

Al mismo tiempo, se presentaron las llamadas “perspectivas financieras”, es decir, el presupuesto de la UE para los próximos 6 años. En ellas se plantea un recorte de las ayudas a la agricultura, la ganadería y el mundo rural. La propuesta plantea una partida de 348.300 millones de euros para la agricultura en los próximos siete años, frente a los 383.000 millones de período anterior.

En el caso de las ayudas directas, pasarían de los 286.000 millones a 258.300 millones, lo que significa una disminución del 9,7%. En cuanto al desarrollo rural, la asignación será de 90.000 millones, un 6,3% menos que en el anterior periodo. Cifras desveladas por la organización agraria COAG en un primer análisis.

“Se nos exigirá más, y se nos apoyará menos”, han señalado desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos. “Recortando la PAC no perdemos los agricultores y ganaderos, pierde toda la sociedad. “Europa se merece una Política Agraria Común más fuerte, más justa y más social, que apoye a los modelos que más beneficios aportan a la sociedad y que garantice a los 500 millones de europeos la soberanía alimentaria que merecen y demandan”, han declarado desde UPA.

Por lo tanto, parece claro que en los próximos siete años habrá menos dinero de Europa para el medio rural español. Está por ver cuánto llegará de los presupuestos nacionales y regionales. En todo caso, aún más importante que el dinero, como señalan todos los expertos, es cómo se destinen esos fondos y se articulen los planes y estrategias que deben lograr un objetivo en el que todos parecen estar de acuerdo: la repoblación de la España vaciada.

Foto destacada: Una señal de STOP en un camino agrícola en Almendra (Zamora). Autor: Joaquín Terán.

Deja aquí tu comentario