Agricultores al límite | Microrrelato

1
742


Aún no ha amanecido en San Jaime, y como todos los días ya hay luz en la casa de Ramón. El ganado no puede esperar, inquieto como está en el establo. Hay que darle su ración de pienso y hay que cargar también un remolque de patatas para llevarlo a la lonja del pueblo. Hoy debe hacer todo eso con la mayor diligencia. A las 11.00 tiene que ir con su tractor a la manifestación que, bajo el lema “Agricultores al límite”, han convocado los sindicatos en el cruce con la autovía. Sabe que lo que piden es justo, y que las cosas se han puesto difíciles para los que se dedican a la agricultura, una profesión que Ramón adora. Mas desde que comenzó todo este lío, le corroe un mar de dudas, que va aumentando conforme se acerca al lugar de la convocatoria y comienza a ver algunos rostros conocidos. Nunca le ha gustado eso de la unidad del campo. Se pregunta qué tiene él en común con el señor Cámara o con Carlitos, el hijo de don Ramiro, que también tendrán sus problemas, pero que nunca se han subido a un tractor o que jamás le han tocado las ubres a una vaca. Se siente incómodo Ramón viéndolos ahora con su atuendo verde oliva como si fueran de montería, colocándose en la primera fila de la manifestación, justo en el centro de la gran pancarta. Dudo que estos dos estén tan al límite como yo, piensa Ramón para sus adentros, mientras busca su sitio junto a los amigos del sindicato.

1 comment

  1.  

  2. Emilio
    Emilio 5 marzo, 2020 at 15:34 Responder

    Gracias Eduardo por el microrrelato tan necesario en el revuelto que estamos viviendo y que a mí me está empachando.
    Salud
    Emilio Barco

Deja aquí tu comentario