Un viñedo en La Rioja. Autor: Miquel Lleixà Mora. Creative commons

La filoxera, Varela y España 2050

Leo estos días el documento “España 2050” en el que se presentan los objetivos e indicadores para superar la situación crítica actual y diseñar el futuro del país.
0
596


Mi concepción del tiempo es la misma que la que tienen los campesinos, circular. Miro hacia el futuro a través del pasado.

Detectado el primer foco de filoxera en Sajazarra el día 5 de junio de 1899 la difusión del ataque fue rápida y a los pocos días ya había focos en Briones y San Asensio en La Rioja Alta y también en Alfaro, en La Rioja Baja: “En la jurisdicción de esta ciudad, la filoxera se halla en lo que se llama Monegro, sitio enclavado en las proximidades de la carretera de Grávalos, en lo que se conoce por el Picazo”, se lee en La Rioja de 23 de julio de 1899.

El desastre causado por “el bicho” fue tal que se prestaron oídos a cuantas fórmulas se propusieron para su control. Desde “las pócimas mágicas” hasta “el cinturón sanitario” denominado “Plan Logroño” que propuso el riojano José Bellido, que pretendía la creación de una franja libre de viñedos de al menos 30 kilómetros que, aprovechando Los Monegros, seguiría por las sierras de Gúdar, Montes Universales, cordillera Ibérica por Guadalajara y Soria, norte de Burgos y sierras vascas, hasta enlazar de nuevo con los Pirineos en Navarra. De esta forma, eliminando solo pequeñas zonas de viñedo se conseguirían salvar las mejores zonas vitícolas de Zaragoza, Navarra, Logroño, sur de Álava y norte de Burgos. Esta iniciativa no prosperó.

La que sí se ensayó fue la propuesta del viticultor gallego Guillermo Varela que “en 1903 llegó a La Rioja con un antídoto que permitía, según su afirmación, “una radical y barata extinción del temido insecto” (Andreas Oestreicher lo cuenta muy bien en, “Algunos aspectos de la historia del sector vitivinícola riojano, 1860-1915”). Los viticultores riojanos deberían depositar 250.000 pesetas en el Banco de España que, a los tres años y comprobado el éxito del antifiloxérico, le serían entregadas.

En el Archivo del Marqués de Vargas se conserva una carta en la que el administrador de la familia De Pobes en la población de Ollauri, D. Manuel Lumbreras Ortiz, cuenta la reunión que se celebró en Sajazarra, con la intención de buscar una solución al ataque de tan pernicioso insecto ([1]):

”Los de Saja y los de Fonzaleche, oyeron que había un sujeto en Galicia que conocía el secreto de matar al citado animalito; se reunieron los dos ayuntamientos y marcharon uno de cada pueblo: fueron allá y encontraron a dicho señor (D. Guillermo Varela), hombre como de 54 años, alto robusto, ha sido sargento de Carabineros, cuyo señor vive con 20 duros mensuales que tiene de retiro, trató a los que fueron de aquí muy bien, y diciéndole el objeto que llevaban, aceptó muy gustoso el venir a este país, a hacer tanto bien a la humanidad. Allí les enseño el viñedo que el posee y tiene viñas hermosísimas; pues ya lo tenemos en Sajazarra, y hayer estuve de comisionado por este pueblo, en unión del sr. Marques y del sr. Pardo. Los primeros señores a quien tuvimos el gusto de saludar fue al sr. D. Víctor Director de la Enológica, al sr. D. Carlos Marqués de la Solana y después de preguntarme D. Carlos por vds, y alguna otra cosilla, marchamos todos juntos pues dio la casualidad de que el Alcalde y el Juez individuos de la comisión, ser amigos y por otra parte, señores de tanta valía como heran, entramos los primeros a ver al D. Guillermo, yo me decía como será. Si a lo mejor tendrá un carácter antipático o de mala forma o un trasto (dispénseme ustedes mis muy cariñosos señores pues mi objeto es hacer a vds pasar un rato; pero con verdades, en impresiones de toda clase y en cosas que uno veía y oía) pero no resulto así. Que carácter tan formal y ¡que simpático! Tiene toda la cabeza sin un pelo, pero una barba fuertísima y larga, parece como si fuese un anacoreta, un santo que a imitación, de lo que en otras veces, el señor se a valido, mandando por ejemplo un Pastor para dirigir las huestes cristianas, a las Navas de Tolosa; a Santiago y a San Millán para destruir a los Moros, parece nos a mandado este por exterminar tan terrible insecto. Debe ser un señor de muy buen fondo, porque al empezar a hablar se le saltaron las lagrimas, ya ven vds; estábamos 51 pueblos, o sean sus representantes (hasta Labastida) hubo un gentío inmenso. Las condiciones para el trato con este país es el siguiente lleva 250.000 pesetas, un millón de reales que se depositaran en un sitio, como en el Banco etc, entonces hecho lo anterior, dar a conocer el remedio, que según el al oírlo o al saberlo, nos quedamos con la boca abierta (frase suya) de lo mucho que hay en esta tierra y de lo mucho que lo manejamos. Aplicar el remedio que los efectos se han de conocer a los quince o veinte días, y no tomar el dinero hasta a los tres años que se haya visto su resultado satisfactorio. Esto es lo que pide con esas condiciones. El señor Manso de Zúñiga hechó un razonado discurso, el señor, Santa María (de Haro) otro, muy conformes y todos naturalmente con los hombros encogidos sin saber que decir…”

Sesenta y nueve pueblos se movilizaron para recaudar el dinero y su desencanto con la solución comenzó en el mismo instante en que se conocieron los ingredientes de la mágica pócima: 81 litros de agua, 12,5 kilos de cal viva, 1 kilo de sulfato de cobre, 28 gramos de tabaco picado del más fuerte y 16 litros de orina masculina (posteriormente se admitiría también la femenina). La conclusión de los técnicos de la Estación Enológica de Haro, dirigida por Don Víctor Manso de Zúñiga, ante las pruebas realizadas en Autol y en San Vicente de la Sonsierra no dejaba lugar a la duda: como fertilizante resulta débil y como insecticida nulo.

La carta de Manuel Lumbreras a Galo Lucas de Pobes, dando cuenta de la reunión con Varela en Sajazarra termina así: “…Cuantas cosas podría contar a Vds de lo que en particular dice en su conversación: es muy bueno y místico y los de Saja le decían “cuanto habrá trabajado D. Guillermo para encontrar esa yerva o esa materia con que curar, tiene que ser vd muy estudioso y el buen señor contestó: “Guillermo Varela no es nada, quien es, es esta”, y aflojándose la chaqueta y chaleco, sacó un hermoso escapulario de la Virgen del Carmen. Visto todo esto, la gente tenemos confianza, además por si algo ocurriera a dado a su mujer a saber el secreto”.

Me pregunto si Iván Redondo encargado de coordinar los trabajos de “España 2050”, llevará como Varela, algún escapulario, debajo del chaleco, o si ahora, en el siglo XXI, con una Tablet es suficiente.

Emilio Barco
25 de mayo
Leyendo sobre el futuro mirando al pasado


[1] AHMV_CARTAS_MANUEL_LUMBRERAS_1900-1907_0113.
Elias, L. V., Barco, E. Gil, G., Velilla, S. “El Rioja a través de un archivo familiar. Galo Lucas de Pobes Quintano Gómez de Gayangos, pionero del Rioja” edición mayo 2021, páginas 236 y 237.

Foto destacada: Un viñedo en La Rioja. Autor: Miquel Lleixà Mora. Creative commons

Deja aquí tu comentario