La etapa más larga de La Vuelta vuela por la España vaciada

El pelotón voló a su paso por la zona cero de la despoblación. Parecía como si los ciclistas quisieran huir de Soria, una de las zonas más despobladas y a la vez más combativas.
0
212
La Vuelta, en la etapa del 11 de septiembre de 2019. Foto: PhotoGómezSport. La Vuelta.

La etapa más larga de La Vuelta 2019 (Aranda de Duero-Guadalajara, 219 km) fue también la más rápida. Los 158 corredores que tomaron la salida esta mañana en Aranda de Duero (Burgos) no podían imaginar que llegarían a meta, más de 200 kilómetros después, con más de una hora de adelanto frente al más optimista de los horarios previstos.

A cualquiera que no sepa que esto del ciclismo es impredecible, y que el afán de los equipos ciclistas por lograr una victoria de etapa puede trastocar cualquier previsión, podría parecerle como si La Vuelta quisiese huir del territorio que hoy han atravesado a velocidad del rayo, impulsados por el viento y con velocidades medias siderales de casi 70 km/h durante largos trechos.

La Vuelta pasaba hoy por la llamada “zona cero de la despoblación”, y plataformas como Soria Ya habían organizado actos de visibilización de sus reivindicaciones y protestas. Los actos se hicieron, para mérito de todas las personas que dejaron sus quehaceres y participaron en ellos, pero lamentablemente con poca visibilidad televisiva.

El tremendo adelanto del horario apenas dio tiempo a La 1 de Televisión Española a pinchar la señal de la carrera. Los más de 1,5 millones de personas que siguen La Vuelta en sus hogares por La 1 apenas vieron hoy los últimos 10 kilómetros, llegando ya a Guadalajara.

¿Jarro de agua fría para los participantes en la protesta? No debería ser así. Competiciones como La Vuelta son un contexto que se antoja idóneo para visibilizar demandas y quejas y lograr una difusión casi imposible por otros medios. Y lo bueno es que vuelven año tras año y siempre, siempre, se desarrollan en el medio rural.

Las vueltas ciclistas como marco de reivindicación

Este año la revuelta de la España vaciada está teniendo una especial presencia en La Vuelta Ciclista a España. Los integrantes de Teruel existe también dejaron huella al paso de la competición, hace unos días, con comentario de apoyo de Perico Delgado incluido.

Que diversas movilizaciones utilicen las competiciones ciclistas por etapas no es nuevo. Banderas de múltiples colores y pancartas de las más diversas causas han alcanzado a audiencias millonarias desde hace años.

Sin embargo, España aún tiene mucho que mejorar en este sentido. El ejemplo más exitoso es Francia, donde los agricultores y ganaderos del país galo hacen oír sus voces al paso de los helicópteros que cubren la carrera ciclista, organizando originales e impactantes composiciones para lograr llamar la atención de las cámaras.

La vuelta a Gran Bretaña acogió también, en 2017, una impactante composición que se volvió rápidamente viral, por motivos evidentes:

El salto cualitativo de las protestas de la España rural en los últimos meses ha llegado este año también a La Vuelta ciclista, gracias al loable esfuerzo de estas plataformas. Unas reivindicaciones que pueden encontrar en este tipo de retransmisiones unas audiencias millonarias pero que necesitan de altas dosis de originalidad y organización para lograr sus objetivos.

Foto destacada: La Vuelta, en la etapa del 11 de septiembre de 2019. Foto: PhotoGómezSport. La Vuelta.

Deja aquí tu comentario