Niños juegan en el colegio rural de Orea (Guadalajara).

Frente a la despoblación, ilusión y Ley

La Ley 2/2021 de 7 mayo de Castilla-La Mancha frente a la despoblación llega en un momento crucial, en el que hay que saber conjugar acciones transversales y presupuesto cuantificado que repercutan directamente en los territorios.
0
1659


Seguramente no sea todo lo que se necesita, ni todo lo que se deba o pueda hacer, pero sin duda alguna, la nueva frente a la despoblación de Castilla-La Mancha supone un hito que abrirá el camino para seguir el ejemplo y sentará las bases de una igualdad, a la que se llegará con acciones de equidad, que hasta ahora no terminaba de entenderse en la inmensa magnitud que conlleva.

Que quede recogido por ley el impacto demográfico que la legislación tendrá en la producción normativa y en la elaboración de planes y programas, plasma una reivindicación constante en el medio rural, que ha soportado uno de los yugos más terribles en la legislación actual que ha permanecido ciega a la realidad rural.

En este enlace (https://sosmundoruralorea.webnode.es/) se pueden encontrar los documentos de las jornadas llevadas a cabo en un pequeño pueblo como Orea y que con la participación de agentes territoriales, incluidos los del ámbito educativo y diferentes cargos de responsabilidad, reflejan los pasos que se han de ir dando para conseguir una igualdad real entre ciudades y pueblos.

Zonificar el territorio es otra línea acertada y necesaria, para poder llevar a cabo las acciones adaptadas a la casuística territorial y no al revés. De un tiempo a esta parte lo rural está de moda y el carro no soporta tanto peso como viajeros quieren subirse en él. Todos los espacios quieren ser rurales. Zonificar esa ruralidad,da un respiro a aquellos territorios que se encuentran en la UCI de esta realidad demográfica.

Tener en cuenta la compensación retributiva para trabajadores públicos debería ser un ejemplo a seguir por otras administraciones, que por ejemplo permitiera tener los cuarteles de la Guardia Civil llenos y no en la situación en la que se encuentran los remotos, que aún están abiertos, bajo mínimos, con plazas que no se cubren y las que se ocupan son en papel, no llegando a materializarse en la práctica.

Simplificar los trámites administrativos: ¿cuántos proyectos se han malogrado por este motivo? ¿Cuántos emprendedores han tirado la toalla frente al suplicio del trámite burocrático? Muchos. Y cuanto más alejado está un lugar de su capital de referencia, aún más.

En la sección segunda, referente a educación, se tratan temas tan innovadores como el contrato programa, vinculado al emprendimiento rural y la adaptación curricular al territorio. Una pena que no se haya previsto, como actualmente se contempla en otras comunidades, la permanencia hasta los 14 años en los colegios de origen en las zonas remotas. Llevar a una residencia a niños de 12 años genera un desarraigo y desapego familiar difícil de revertir.

Así mismo se contemplan las prácticas en los entornos rurales y si sirve para que otros municipios se animen, en Orea llevamos tres años recibiendo universitarios/as y técnicos/as, con un gran impacto positivo tanto en el municipio como en el alumnado que lleva a cabo las prácticas.

¡Por fin se reconocen las externalidades positivas de los bosques! Justamente coinciden con los territorios escasamente poblados. Estos en los que se rompió el eslabón que unía recurso con oportunidad, cuando se abandonó la gestión forestal, llevando a una situación peligrosa el estado de nuestros bosques. Aunque es preocupante, que se comparen en esta ley las compensaciones de los fondos compensatorios con los fondos de mejoras que se aplican a los Montes de Utilidad Pública. Para quienes desconozcan este término: los propietarios de MUP deben pagar un 15% de todo lo que se ingresa a la Administración regional, que tiene la competencia de gestión. Es decir, únicamente se retorna lo que previamente se ha pagado. No hay presupuesto comprometido y debería haberlo, porque la falta de compromiso de la entidad gestora para con los MUP es preocupante, y en esta ley existía la gran oportunidad de resarcir una dejación de funciones desde que se asumieron las competencias allá por el año 1984.

El fondo compensatorio de externalidades positivas confiemos que se nutra con la máxima de “si quien contamina paga, quien descontamina recibe”. Y no con la de “tú me pagas y yo te devuelvo”.

La economía del futuro será la del pasado

Es ilusionante encontrar el apoyo a la bioeconomía, que será la economía del futuro y que fue la del pasado. Una vez más rescatar el eslabón perdido será esencial para acertar en las acciones que garanticen un futuro para nuestra tierra.

La vivienda, uno de los grandes problemas de nuestros pueblos… también se recoge, con la creación de una bolsa de vivienda rural. Afinando un poco más, podría llegarse a facilitar el intercambio de viviendas entre el medio rural y el urbano, facilitando la permuta. Es común que una sola familia llegue a tener varias viviendas en un pueblo, por cuestiones hereditarias y que le resulte imposible mantenerlas. También, por desgracia, es más común de lo deseable que personas en edad laboral se encuentren atrapadas en una hipoteca que les impide trasladarse al medio rural. El cruce de información podría ayudar, tanto a fijar población como a rejuvenecer los cascos urbanos de nuestros pueblos.

Sería también deseable que los pequeños pueblos pudieran ser objeto de los planes de vivienda ARUR. Es imposible que un pequeño pueblo pueda competir en igualdad de condiciones que una ciudad, cuando puntúa la solvencia y capacidad económica, a la hora de asignar subvención. También Orea se presentó a la convocatoria, concretando en el propio expediente de solicitud, el destino concreto de la cantidad solicitada. 12 municipios en toda Castilla-La Mancha. Orea, el pueblo más pequeño de lejos. No hubo opción. Sin embargo, es una realidad que se repite pueblo a pueblo. Viales en mal estado. Casas en ruinas…

Beneficios fiscales, gobernanza… todo ello queda reflejado en esta ley. Incluso aquellas comarcas, que aun estando por debajo de 12,5 habitantes/km2, y que quedarían excluidas por estar integradas en una unidad territorial NUT3 (escala provincial) que no cumpliera ese parámetro, también quedan amparadas en esta Ley con su catalogación de escasamente pobladas.

Política con mayúsculas

En definitiva, una gran Ley, que hace política con mayúsculas y que por supuesto habrá que mejorar, pero que ilusiona, que hace que un futuro joven para nuestros pueblos se antoje posible y que necesitará también de grandes gestores para aplicarla y hacer que sus beneficios lleguen hasta el último rincón de nuestra región, evitando que se ensucie con esa otra política decimonónica de pleitesía que aún colea y a la que hay que poner fin.

Ahora nos toca a los pueblos demostrar que estamos preparados, con músculo y con ganas. Y no sólo pidiendo apoyo económico en todas aquellas convocatorias a las que se pueda acceder. Sino marcando el ritmo y el tino de las acciones, haciéndonos oír y vigilando las líneas rojas que no se deben pisar, defendiendo, como siempre hemos sabido hacerlo, nuestra dignidad.

Foto: Niños juegan en el colegio rural de Orea (Guadalajara). EDR.

Marta Corella es alcaldesa de su pueblo, Orea (Guadalajara). También es mujer rural, emprendedora e ingeniera técnica forestal.

Deja aquí tu comentario