Un enchufe de carga para coches eléctricos, en Gargantilla de Lozoya (Madrid). Autor: Joaquín Terán

Enchufados al mundo rural

Al contrario de lo que pudiera parecer, los pueblos están mejor preparados para el uso de los vehículos eléctricos que las ciudades.
1
995


Hace unos meses, se publicaba en este periódico un reportaje sobre el primer “carsharing” rural. Se trataba de una iniciativa de la marca coreana de automóviles Hyundai y el ayuntamiento de Campisábalos, el municipio con el aire más limpio de España, según la OMS.

El “carsharing” es un servicio que permite alquilar coches por periodos de tiempo limitados ya sean horas o minutos. En el caso de este pueblo serrano de Guadalajara, utilizar el Hyundai Kona eléctrico le sale gratis a los vecinos que tengan carnet de conducir y estén empadronados en la localidad. Todo un lujo para sus habitantes que, además, se les han instalado en el pueblo dos postes de recarga. De esta manera, lo podrán utilizar más vecinos por su carga rápida y dado que este modelo es eléctrico 100 por 100, en el pueblo no se escuchará ni una mosca.

La idea de los expertos de mercadotecnia de Hyundai me parece muy acertada. No solo por haber escogido el pueblo más limpio de España, si no porque el mundo rural está mejor preparado a estas alturas para el manejo de los vehículos eléctricos que los que viven en las grandes ciudades, embutidos en auténticas colmenas.

Eléctricos, más rentables a medio plazo

La mayoría del agricultor, del albañil, del vendedor… tiene una nave para guardar sus herramientas de trabajo que está conectada a la red eléctrica, pues son muchos los que se arreglan sus tractores y otra maquinaria. Así que desde el punto de vista técnico, sencillamente habría que cambiarles los enchufes y añadir más potencia para que la carga de un coche eléctrico fuese más rápida Y si esta operación se subvenciona por ser más limpios pues mejor que mejor. Y si se abonan a la tarifa nocturna el hecho de tener un todocamino eléctrico le saldrá a medio plazo más barato que uno de gasóleo. No solo por consumo; también porque el eléctrico necesita mucho menos mantenimiento.

La ayuda económica a la hora de colocar el enchufe adecuado para el vehículo eléctrico debería venir de las eléctricas que tanto presumen de su energía verde y que recibieron importantes subvenciones oficiales en las instalaciones eólicas, entre otras. Y si la marca de automóviles realiza también un pequeño esfuerzo, pues mejor que mejor.

Hace falta una campaña de ayudas, como la que acaba de presentar el Gobierno para apoyar los vehículos eléctricos, pero también otra que explique de verdad las bondades de estos automóviles y también las carencias en algunos modelos en cuanto a su autonomía. Pero para el número de kilómetros que recorren los agricultores u otros profesionales rurales que, por ejemplo, no vivan exactamente en el lugar que tienen la maquinaria les sobra. Ya hay modelos con una autonomía de más de 400 kms, y no son tan caros como cuando llegaron al mercado hace unos pocos años.

El Hyunday Kona eléctrico, en Campisábalos. Foto: Hyunday
El Hyunday Kona eléctrico, en Campisábalos. Foto: Hyunday

Agricultores mentalizados con el cambio climático

Desde hace tiempo, los agricultores sí están preocupados por los vaivenes del clima producidos por el efecto invernadero, porque les va la vida en ello. Tanto es así que ya son muchos los que en los tractores modernos utilizan Adblue, que sirve para la depuración en los motores diésel y para evitar los gases nocivos y las partículas contaminantes. Pero a diferencia de muchos automóviles de gasóleo que también lo llevan y que con una carga de menos de 20 litros pueden tener para recorrer 10.000 kms, el consumo de los tractores es mucho mayor, con los consiguientes gastos añadidos.

En algunas naves de agricultores he visto enormes recipientes de mil litros de Adblue para repostar. Les he preguntado por el precio, y les aseguro que no es especialmente barato.

Por otra parte, ya sean los vehículos eléctricos de conducción automática, los agricultores se han mostrado siempre muy capaces de conducir los eléctricos porque ya manejan maquinaria más compleja. Estoy convencido de que si les colocaran al volante de una prueba del eléctrico, seguro que más de uno lo adquiriría.

Pedro Sánchez, más limpio, pero poco ambicioso

El nuevo plan de ayudas del Gobierno y el cambio progresivo de los coches oficiales que consumen combustibles fósiles por los eléctricos es una estupenda idea, pero muy poco ambiciosa, porque debería abarcar con urgencia también profesiones concretas que están siempre en contacto con la naturaleza, como por ejemplo los forestales, conocidos ahora como agentes medioambientales.

Y si hablamos de forestales, pues los carteros rurales que por la zona que yo conozco utilizan coches propios y hasta algunos recorren al día pueblo a pueblo más de 100 kilómetros, tampoco les vendría nada mal ponerse a los mandos de un eléctrico.

En el caso de los forestales en Castilla-La Mancha, conozco a algunos que en tiempos en los que gobernaba esta comunidad Barreda, conducían estupendos Toyota todoterreno que no bajaban de 50.000 euros. Eso sí, solo los llevaban los forestales de más rango, los restantes manejaban Nissan Terrano, un estupendo vehículo pero de menor categoría y prestaciones y al ser más antiguo contaminaba más.

En la etapa de García-Page han pasado a manejar formidables Mitsubishi Montero, otro modelo que anda por un precio parecido a los Toyota antes citados. Así que por precio no será, pues existen todocaminos eléctricos 100 por 100 más baratos, que pueden circular con toda seguridad por pistas forestales. Además, en silencio y sin contaminar nada. Algo que me parece fundamental cuando se muevan por las pistas del Parque Natural del Alto Tajo, y más ahora que el Gobierno manchego ha solicitado convertir una parte de este paraje en Parque Nacional.

Veterinarios y otros colectivos como los médicos rurales encajan perfectamente al volante de los eléctricos en un ambiente rural libre de emisiones.

El reciente plan de ayudas económicas del Gobierno a los vehículos menos contaminantes es, obviamente, para todos los españoles. Pero uno cree que casi siempre solo se piensa en los ciudadanos urbanitas. Así que, la todopoderosa ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera no debería olvidar el mundo rural y apoyar decididamente los coches eléctricos en los pueblos, pues aunque estén menos contaminados que el de las ciudades masificadas, mejor será que sigan así.

Como ya hemos comentado al principio, los pueblos están mejor preparados que en las grandes urbes para el uso y recarga de los eléctricos. De manera que las zonas rurales pueden ser el motor de los cambios del uso de combustibles fósiles a los eléctricos. Y también para seguir disfrutando de los ruidos comunes de los pueblos, arropados por la naturaleza y salpicados por las voces de los niños en la plaza. Si es que los hay.

Foto destacada: Un enchufe de carga para coches eléctricos, en Gargantilla de Lozoya (Madrid). Autor: Joaquín Terán

1 comment

  1.  

  2. Avatar
    Juan Carlos 29 junio, 2020 at 08:22 Responder

    En Andalucía ya se está empezando a dotar a los “forestales”, como tú dices, de vehículos todocaminos híbridos. El problema radica en que actualmente no hay casi ningún modelo todoterreno eléctrico o incluso híbrido. Estoy de acuerdo en cuanto a que el mundo rural puede ser pionero en el uso de vehiculos eléctricos, sobre todo compaginándolo con la ventaja de la posibilidad de implantación de instalaciones solares de autoconsumo.

Deja aquí tu comentario