El ‘milagro’ del campo: La renta agraria creció un 4,3% el año de la pandemia

Las buenas cosechas y la recuperación de las cotizaciones en origen se unen para demostrar que en "lo macro", el campo va por su lado.
0
212
Una cosechadora recolectando veza, en Madrid.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha publicado hoy la primera estimación de las principales cifras económicas del sector agrario. Según estos datos, la renta agraria ha alcanzado los 29.093 millones de euros en 2020, lo que supone un incremento del 4,3% con respecto a 2019.

Esta evolución positiva de la renta agraria está asociada al buen comportamiento que ha tenido la producción de la rama agraria, que se ha situado en 52.991 millones de euros, lo que supone un aumento del 2,6% con respecto a 2019.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha señalado que estos datos reflejan, en un contexto tan difícil por la crisis de la COVID-19, el “buen trabajo de nuestros agricultores y ganaderos”.

Buenas cosechas agrícolas

La producción vegetal ha aumentado un 3,2% en valor, alcanzando los 30.957 millones de euros, tanto por los incrementos de las cantidades producidas (1,2%), como de los precios (2%).

En este ámbito, los cereales han tenido un notable efecto positivo, con un incremento del 29,5%, debido a una buena cosecha, tras una campaña precedente (2018-2019) muy marcada por la sequía.

Por su parte, el conjunto de las frutas crece en un 12,2%, impulsado por los buenos precios, especialmente en cítricos. Asimismo, destaca la aportación positiva de los cultivos industriales (+8,5%) y las forrajeras (+8,1%).

Por el contrario, se han producido descensos en patata, fundamentalmente por un descenso de los precios; y en aceite de oliva, debido en este caso principalmente a una bajada de la producción en la campaña olivarera 2019-2020.

La ganadería no se resiente gracias a las exportaciones de porcino a China

La producción animal ha registrado un aumento del 1,8% y llega hasta los 20.272 millones de euros, el máximo registrado en toda la serie histórica. Este valor récord se debe al incremento de las cantidades producidas (3%), que compensa el descenso de los precios (-1,1%).

Destaca la carne de porcino, que es la producción ganadera más importante de España, con un incremento de su valor del 3,2%, fundamentado en las cantidades, que crecen un 6,7%. Este aumento se ha debido, principalmente, a la situación epidemiológica de la cabaña porcina en China, que ha elevado notablemente la demanda de este tipo de carne.

El aumento en el porcino compensa los descensos en el valor de las producciones de bovino (-5,2%) y ovino y caprino (-1,8%).

La compra de insumos también crece

Los consumos intermedios registran una ligera subida del 0,4%, hasta los 23.694 millones de euros, con un incremento del volumen utilizado del 2,5%, que compensa la reducción de precios (-2%). Este aumento viene determinado fundamentalmente por los piensos (+3%), que suponen más de la mitad del valor de los consumos intermedios y que contrarrestan el buen comportamiento de energía y lubricantes (-17,4%) y fertilizantes (-5,1%).

Por otro lado, las subvenciones totales se incrementaron este año un 2,3% con respecto a 2019.

Un año que empezó con protestas y siguió con pandemia

Este año tan disruptivo para toda la sociedad y para toda la economía ha mostrado también enormes peculiaridades para el sector agrícola y ganadero. El parón de sectores como la hostelería y el turismo, señalado por las organizaciones agrarias como uno de los pocos elementos que estaban afectando al campo, no parece haber sido suficiente para empañar los datos de renta agraria.

2020 empezó con el mayor proceso de movilizaciones agrarias de la historia de España, tras cosechas ruinosas en olivar, herbáceos e incluso frutas y hortalizas. La presión social, y la sensibilidad del Gobierno, que actuó rápido para frenar las protestas, se han terminado uniendo a la pandemia, que frenó la revuelta de los agricultores al límite pero situó a los agricultores y ganaderos en una posición privilegiada de cara a la opinión pública, por seguir alimentando a la población a pesar de los confinamientos.

Foto destacada: Una cosechadora recolectando veza, en Madrid.

Deja aquí tu comentario