Javier Gutiérrez interpreta a Francisco Javier Maldonado 'Paco el Cóndor' en 'Reyes de la Noche' de Movistar. Foto: Emilio Pereda | Movistar

El día que enfrenté a García y De la Morena

Seguidos por miles de oyentes, estos locutores de la noche batieron récords de audiencia, descalificaciones, insultos… Hasta en el pueblo más recóndito eran conocidos. La serie “Reyes de la Noche” los ha puesto en escena.
0
905


En la década de los 90 del siglo pasado una guerra en las ondas entraba de lleno por la noche en los hogares de numerosos españoles aficionados al deporte o, mejor dicho, al fútbol. Al conocido locutor José María García le había salido un rival, José Ramón de la Morena, que el día 18 de abril de 1995 consiguió superarle en audiencia.

En estos días parece que estos dos personajes han subido al púlpito de la fama por una comedia titulada “Reyes de la Noche” en la que se cuentan anécdotas, andanzas, lucha a muerte, artimañas, estrategias y toda una serie de diabluras para captar un oyente. De la Morena ha anunciado recientemente que deja Onda Cero esta temporada y García lleva ya bastantes años retirado de los micrófonos.

Recuerdo que cuando iba al pueblo eran muchos los que me preguntaban cómo era uno u otro comunicador, quién me gustaba más, con quién me llevaba mejor… Nunca entraba al trapo en estas preguntas, pero lo que sí me sorprendía es que eran muchos los que se acostaban con el transistor escuchando a los dos titanes de las ondas. Dos conocidos me preguntaron el otro día por ellos en el pueblo de al lado al haber visto la primera parte de “Reyes de la Noche”

En casi todos los lugares había calado aquel lenguaje del García puro, como “lametraserillos”, “abrazafarolas” “correveidile” al calificar normalmente a directivos y los de “trote cochinero” cuando se refería al correr de un determinado árbitro que lo tenía crucificado. De la Morena, natural de Brunete, rezumaba un machismo casposo y aunque era menos derrochador en insultos descalificatorios, entró pronto en la dinámica del “secuestro” de los personajes del deporte, en especial del fútbol. Así que ay de aquel entrenador, directivo o futbolista que le adelantara antes una entrevista o unas simples declaraciones a cualquiera de estos dos personajes, ya estaba sentenciado de por vida.

No buscaban personajes para conversar, intentaban conseguir rehenes. Aunque luego se ha demostrado en ocasiones que personas del deporte denigradas volvieron al redil e incluso colaboraron en sus respectivos programas. Nos va la marcha, y no precisamente la atlética.

Aquellas noches extraordinarias en audiencia tenían en la gente del pueblo fieles seguidores, como así me comentaban: “Y es que aquí qué vamos a hacer a esas horas. Así nos entretenemos”

La comedia antes citada puede dar mucho juego pues hubo tanto y para tantos que el guión puede ser casi interminable. Y lo bueno es que es imposible poner freno a la delirante megalomanía de estos dos actores radiofónicos.

El día que los enfrenté

Si en el pueblo me interrogaban por tales pregoneros de noticias es porque sabían que yo llevaba los deportes, entre otras secciones, de la desaparecida revista Tiempo.

De manera que al día siguiente de superar en audiencia De la Morena a García propuse al consejo de redacción realizar una entrevista cara a cara a los citados voceadores. Pepe Oneto, director de la revista, dio el visto bueno y adelante.

Un cara a cara en persona no aceptaron, pero sí cada uno por su lado me concedió la entrevista, creo que la semana después de que José María hubiera sido destronado de su reinado en las ondas nocturnas. El mérito de realizar las entrevistas no fue mío; en aquellos años Tiempo era una revista muy considerada e influyente y mucha gente quería salir en ella.

García me recibió en su despacho de la COPE, colocó los pies encima de la mesa, como signo de autoridad y quizás también para parecer más alto. En todo momento estuvo cordial -hacía tiempo que nos conocíamos- y nada prepotente. Curiosamente no quiso entrar en disputa dura con su rival. Eso sí, al despedirse me dijo: “dale recuerdos de mi parte a Antonio”. En referencia a Antonio Asensio, dueño del Grupo Zeta y amigo de García.

De la Morena me hizo esperar casi más de lo aceptable en la Cadena SER. Menos mal que me encontré en la redacción con el siempre cariñoso Carlos Llamas, ya fallecido, y charlamos lo nuestro. El encuentro con el nuevo rey de la audiencia no fue nada relajada. Y eso que comencé por una entrevista que le había hecho a Induráin en el Tour de Francia para Tiempo que yo le había pedido. Lo que no le comenté es que era impublicable y que la tuve que reescribir. De la Morena siempre se mostró desconfiado y a la defensiva.

Al día siguiente recibí una llamada de la siempre amable Teresa Alfageme, directora de Comunicación de la SER. Al parecer De la Morena estaba intranquilo porque pensaba que al ser amigos García y Asensio, sus declaraciones iban a ser manipuladas. Nuestro estilo en Tiempo no era ni mucho menos el suyo. Tanto es así que incluso echamos una moneda al aire para colocar las entrevista enfrentadas de cada uno. Ya se sabe que en el periodismo escrito siempre tienen más valor, también para la publicidad, las páginas impares que las pares. Pero hace tantos años que no recuerdo donde cayó cada una.

Miki Esparbé en el papel de Jota, la mano derecha de 'Paco el Cóndor'. Foto: Emilio Pereda | Movistar
Miki Esparbé en el papel de Jota, la mano derecha de ‘Paco el Cóndor’. Foto: Emilio Pereda | Movistar

Dan mucho juego

Enhorabuena a los que han tenido la idea de llevar a las pantallas a “Los Reyes de la Noche”, porque estoy convencido que el éxito está asegurado. De lo que estoy seguro es de que la añoranza de aquella época me lleva a considerar que perdió el periodismo y el deporte y ganó el espectáculo.

En cualquier caso, aconsejo que la serie la vean los seguidores de aquellas figuras descuartizándose y los más jóvenes que además de reírse, seguro que tendrán muchas preguntas… ¿o no?

Ya sabemos por Madrid que en este país eso del insulto y la descalificación del rival sigue gustando y te puede catapultar a alturas impensables de seguidores como los dos protagonistas de este artículo.

Deja aquí tu comentario