El desperdicio alimentario en los hogares se dispara

Los hogares en España desperdiciaron un 8,9% más de comida en 2018. Frutas, hortalizas y lácteos, los alimentos que más van a la basura sin utilizar.
0
167
Consumidores en una cola en un supermercado.

Las campañas de concienciación para reducir el desperdicio alimentario no están funcionando. Se acaban de conocer los datos del panel que elabora el Ministerio de Agricultura con preocupantes conclusiones.

Los hogares españoles desperdiciaron entre enero y diciembre de 2018 un total de 1.339 millones de kg/l. de alimentos y bebidas, lo que supone un incremento del 8,9% con respecto al año anterior, es decir, 109 millones de kg/l más.

La tasa total de desperdicio, es decir, la proporción aproximada entre los alimentos desechados y el total de alimentos comprados, se sitúa en un 4,6%, lo que supone un aumento del 0,3% respecto a 2017.

Las elevadas temperaturas fomentan el desperdicio alimentario

El Ministerio de Agricultura achaca el aumento del desperdicio a las altas temperaturas de la primavera y el verano pasados. En ese momento se desperdició un 10,5% más.

Del volumen total de alimentos desechados, 1.127 millones de kg/l. corresponden a productos sin utilizar y 212 millones –un 15,8% del volumen total- a alimentos ya cocinados.

¿Qué alimentos son los más desperdiciados?

Entre los productos sin utilizar que más se desperdician se encuentran las frutas y hortalizas, con un 46% del volumen de productos sin utilizar, seguido de los lácteos (13%). Por el contrario, se han registrado disminuciones del desperdicio en el caso del pan (5%) y del pescado (2,3%).

Por lo que respecta a alimentos cocinados, los platos basados en legumbres, sopas, cremas y purés, y los platos con base de carne y con base de arroz son las recetas que más terminan en el cubo de la basura. Los desperdicios más significativos en este apartado son las lentejas, ensalada verde y tortilla de patata.

Casi todos los hogares desperdician alimentos

8 de cada 10 hogares reconocen tirar alimentos y bebidas a la basura. En este ámbito, el 81,5% de los hogares tira productos tal y como los compraron, sin haber sufrido ningún tipo de elaboración. Quienes desperdician productos sin utilizar son principalmente hogares familiares de hasta 49 años, con niños menores de 6 años o parejas sin hijos.

Andalucía es la región que más volumen de productos sin utilizar desperdicia, seguida del Levante, el área metropolitana de Madrid, noreste peninsular (Cataluña y Aragón), noroeste y centro peninsular, y Barcelona metropolitana.

Andalucía es también la región que más volumen de alimentos elaborados desperdicia, tras la que se sitúa el área metropolitana madrileña, noroeste peninsular, Levante, norte-centro, noreste peninsular y Barcelona metropolitana.

Nota: los datos del panel no discriminan en función del tamaño de municipio, una diferenciación que sería imprescindible para saber si se desperdicia más comida en los pueblos o en las ciudades.

Deja aquí tu comentario