Carnívoros y sin complejos: El vacuno lanza su gran campaña

Con “Hazte Vaquero”, ganaderos e industrias invertirán 4,5 millones de euros en tres años para fomentar el consumo de carne.
0
253
Frag

En España viven casi 6 millones de vacas. Lo hacen en 130.153 granjas, y al final de su vida pasan, irremisiblemente, por las 238 industrias de sacrificio de todo el país, convirtiéndose en 695.940 toneladas de carne. Un sector muy importante, en especial para las zonas rurales, que sin embargo observa con temor las crecientes tendencias que abogan por la reducción del consumo de carne.

“Queremos dar argumentos a los consumidores para consumir carne frente a quienes intentan marginalizar su consumo”, explican desde Provacuno, la interprofesional que ha diseñado la campaña y en la que participan las asociaciones de la industria cárnica y las organizaciones profesionales agrarias, en representación de los ganaderos. Para ello, invertirán 4,5 millones de euros, cofinanciados al 80% por la Unión Europea.

Bajo el lema de “Hazte Vaquero”, el sector de la carne de vacuno pondrá en valor el carácter diferencial de este producto europeo frente al procedente de terceros países, su riqueza en nutrientes esenciales, la importancia del bienestar animal en su producción, el respeto por el medio ambiente y la sostenibilidad; sin olvidar su vinculación con la dieta mediterránea.

Una ambiciosa campaña

Detrás del eslogan “Hazte Vaquero” se ha diseñado una potente campaña con “mensajes claros, fáciles de entender”, que pretenden crear y fortalecer un sentimiento de pertenencia y orgullo a consumir carne de vacuno.

“No solo se destaca las innumerables bondades del producto, sino que también se busca que cualquier persona que decida consumir carne, se sienta identificada y respaldada”, argumentan.

El sector del vacuno de carne lamenta que, en algunas ocasiones, las nuevas formas de alimentarse prescinden del consumo sin base científica. El producto quiere convivir junto al resto de tendencias presentes hoy en la sociedad, como el vegetarianismo y el veganismo, la preocupación por la salud y el respeto al medio ambiente.

El sector quiere poner en valor los beneficiosos efectos que esta actividad productiva tiene para la naturaleza (desperdicio “cero”, pastos como gran sumidero de dióxido de carbono, fertilización de suelos, efecto contra la erosión y desertificación, prevención de incendios…), y la contribución del sector en la lucha contra la despoblación y para la soberanía alimentaria.

Los médicos apoyan el consumo de carne

“La carne de vacuno encaja perfectamente en el concepto de una dieta completa, variada y equilibrada, ya que aporta una gran cantidad de macro y micronutrientes”, explica la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) en su documento sobre “La carne y la salud en adultos“, publicado en 2017.

La carne de vacuno es muy apreciada por su sabor y contenido en aminoácidos esenciales y sales minerales añaden desde Semergen. En general, destacan que las proteínas cárnicas tienen altas cantidades, y en proporciones muy equilibradas entre sí de aminoácidos esenciales. “Estos aminoácidos no son generados por el organismo y, por lo tanto, únicamente pueden aportarse por medio de la dieta. Esta característica, junto al elevado coeficiente de digestibilidad, hace que las proteínas cárnicas presenten un elevado valor biológico o nutricional para los humanos. La carne también es una importante fuente de aminoácidos no esenciales, “que son una importante vía de obtención de energía en diferentes órganos y tipos celulares”, valoran igualmente desde esta sociedad médica.

Frenar la caída de consumo

El consumo de carne de vacuno en España está disminuyendo porque los españoles han cambiado sus hábitos de alimentación. “Es una lástima que, con toda la información disponible y accesible que tenemos hoy en día, el consumo disminuya en nuestro país a pesar de los grandes beneficios nutricionales que tiene para niños, jóvenes, mujeres gestantes y lactantes, deportistas, mayores…”, subrayan desde Provacuno. “Hemos abandonado la dieta que abanderábamos y nos hemos convertido en el país líder de la Unión Europea en obesidad infantil”, añaden. Una tendencia que esperan ahora revertir con su nueva campaña que llama a los consumidores a “hacerse vaqueros”.

Según los datos del Ministerio de Agricultura, el consumo de carne (de todas las especies) se redujo un 14,3% en España en los últimos siete años. A pesar de ese descenso, el 20,6% del presupuesto para alimentación y bebidas de los hogares españoles fue destinado para la compra de carne durante el año 2019, 310,37 euros por persona al año. En términos de volumen, el 37,5% de los kilos de carne fresca consumida en el hogar corresponde a la carne fresca de pollo, el 29,4% se corresponde con la carne fresca de cerdo, y el 14,8% son de carne fresca de vacuno.

El consumo per cápita de carne fresca para el 2019 ha disminuido a 32,77 kilos, 0,82 kg menos que en 2018. La ligera caída se produce de manera similar en todas las especies. En este año la cantidad ingerida de carne fresca de pollo es de 12,37 kg, de carne de cerdo 9,64 kg y carne vacuno 4,85 kg. Mientras que un español en promedio consume solo 1,97 kg de carne de ovino o caprino y 0,91 kg de carne de conejo en el año.

En España, si excluimos el pollo, consumimos alrededor de 80 gramos de carne por persona y día, muy lejos de lo que la OMS considera consumo excesivo, a partir de 200 gramos.

Deja aquí tu comentario