Alfombras para teñir de color la España vaciada

Un kilómetro de tapices cubrió las calles de Aguaviva (Teruel) en una la protesta más colorida en favor de la España vaciada.
0
215
Tapices de Aguaviva

Habitantes del medio rural de toda España siguen dando muestras de su creatividad e imaginación para hacer llegar la voz de los pueblos a toda la sociedad. Un ejemplo de esa capacidad de innovación se ha podido ver esta semana en Aguaviva (Teruel).

La localidad ha celebrado el 30 aniversario de su tradicional fiesta de los tapices del Santísimo Misterio dedicándola a las reivindicaciones de la España vaciada. Se trata de un kilómetro de tapices de serrín coloreado que, diseñados por David Valencia, han representado las demandas y las protestas que en los últimos meses han dado un salto cualitativo en la sociedad española.

La de los tapices es una fiesta con un origen religioso, pues conmemora el “milagro” de la salvación de una cruz y unas piezas en el incendio de la iglesia del pueblo en 1475, pero que este año ha tenido unos protagonistas mucho más reales: los habitantes de los pueblos y su revuelta de la España vaciada.

Un pueblo volcado con su fiesta

Todo el pueblo colabora con la elaboración de los tapices, cuya visión, tanto a pie de calle como a vista de pájaro, impresiona por su belleza. La falta de infraestructuras y servicios públicos de todo tipo que sufre el mundo rural, la importancia de la agricultura y la ganadería, la naturaleza y las estaciones fueron algunos de los temas de los efímeros tapices, que se destruyeron a las pocas horas, al paso de la procesión.

Los logotipos de las organizaciones convocantes de la revuelta de la España vaciada, e incluso el desaparecido José Antonio Labordeta, histórico luchador por el mundo rural y precursor de la lucha contra el despoblamiento, fueron también protagonistas de los tapices de Aguaviva.

Deja aquí tu comentario