Un joven pastorea su rebaño en Yebra (Guadalajara). Foto: EDR

Agricultores imprescindibles | Microrrelato

0
755


Como el resto de sus vecinos, Ramiro sale todas las tardes al balcón para unirse al aplauso que toda España le dedica al personal sanitario que con tanto esfuerzo está afrontando la pandemia del coronavirus. Por las mañanas, va al super o a la tienda de la esquina a comprar alimentos, llevando el DNI y procurando no perder el ticket de la compra por si le para la policía. Ya le ha ocurrido a uno de sus vecinos, y le ha caído una buena multa por no poder identificarse ni justificar su salida. Se siente reconfortado al ver cómo no hay problema de abastecimiento de alimentos a pesar de las actitudes incívicas de algunos ciudadanos que los acaparan. Ramiro no tiene grandes congeladores en su casa, por lo que no ha sentido la tentación de acaparar. Prefiere salir todos los días y comprar justo lo que necesita. Por eso tiene oportunidad de comprobar el extraordinario trabajo que está haciendo el personal de las pequeñas tiendas de barrio o de los supermercados. Pero piensa Ramiro que eso no sería posible sin la inmensa red de explotaciones agrícolas y ganaderas que se extienden por todo el territorio rural y que abastecen al comercio mayorista y minorista. Durante las pasadas protestas de los agricultores, muchos de los que viven en la ciudad se dieron cuenta de que el campo existe y es necesario. Algunos pensaban, sin embargo, que tampoco es para tanto, ya que un gran número de los alimentos que consumimos son fruto del mercado global y que muchos de ellos pueden ser importados y no tienen que ser producidos en nuestro país. Sin embargo, en la situación de emergencia sanitaria y de cierre de fronteras en que nos encontramos, es cuando valora Ramiro lo importante que es disponer de una producción nacional de alimentos en cantidad y calidad suficientes y de una buena red de distribución. Esta noche, al salir al balcón, Ramiro aplaudirá también a los agricultores por ser imprescindibles para afrontar la crisis del coronavirus.

Deja aquí tu comentario