18 infectados por el virus del Nilo en las marismas del Guadalquivir

16 ingresados, 5 en la UCI, en Sevilla por meningoencefacilitis vírica. Los indicios apuntan a la picadura del mosquito ‘aedes japonicus’ en Coria y La Puebla del Río.
0
1344
Amanecer en "la barca", en Coria del Río. Autor: José Manuel Calvo. Creative commons

Dieciséis personas permanecen ingresadas -5 de ellas en la UCI- en Sevilla a causa de una meningoencefacilitis vírica, una enfermedad del sistema nervioso central que puede ser potencialmente mortal. La Junta de Andalucía ha advertido de que la agrupación de casos corresponde a vecinos de La Puebla del Río y de Coria del Río, que se ubican en las marismas del Guadalquivir.

En un comunicado, la Junta ha informado de que han tomado “todas las muestras necesarias” y se han enviado al laboratorio de referencia, en Granada, siendo por el momento cuatro negativas para las principales bacterias y virus, así como para PCR de fiebre del Nilo, Toscana y virus de la corimeningitis linfocitaria, con IgM para virus de fiebre del Nilo también negativa. “Se está a la espera de conocer el resultado de las restantes”, han señalado.

Además, se han realizado encuestas epidemiológicas orientadas a detectar algún vínculo común y se ha informado a los ayuntamientos donde se concentran estos casos. En el caso del Ayuntamiento de Coria del Río, anoche emitía un comunicado oficial en el que aseguraban estar esperando confirmación oficial para “dar con el agente causante” cuanto antes. “Ante las dudas que aún existen sobre su origen y modo de transmisión, recomendamos el uso de repelente de insectos y evitar el paso por zonas húmedas”.

En espera de confirmación oficial del laboratorio

Los primeros ingresados por una sintomatología similar al virus del Nilo dieron negativo, si bien en poco tiempo acudieron a los centros hospitalarios de Sevilla otros once vecinos más de estos dos municipios que tuvieron que ser ingresados del mismo modo, según ha informado ABC. La Junta de Andalucía activó ayer el “protocolo vírico” para controlar esta enfermedad y evitar una propagación mayor.

El virus del Nilo causa una enfermedad del sistema nervioso que puede llegar a ser mortal. Se encuentra habitualmente en África, Europa, Oriente Medio, América del Norte y Asia occidental. Se mantiene en la naturaleza mediante un ciclo que incluye la transmisión entre aves y mosquitos, pudiendo infectar también a seres humanos, caballos y otros mamíferos.

La infección del ser humano suele ser el resultado de las picaduras de mosquitos que se infectan cuando pican a aves infectadas, en cuya sangre circula el virus durante algunos días. El virus pasa a las glándulas salivales del mosquito, que cuando pica puede inyectar el virus a los seres humanos y los animales.

La infección por el virus del Nilo Occidental es asintomática en aproximadamente un 80% de las personas. En el 20% restante, se presenta la fiebre del Nilo Occidental, que se caracteriza por fiebre, dolores de cabeza, cansancio, dolores corporales, náuseas, vómitos y, a veces, erupción cutánea (del tronco) y agrandamiento de ganglios linfáticos.

Las autoridades locales piden cautela

Los alcaldes de Coria y de La Puebla del Río han pedido a los vecinos que sean cautos hasta que se aclare el origen de este brote. Se han difundido una serie de recomendaciones a los vecinos de estas localidades ubicadas en la ribera del Guadalquivir:

Recomendaciones para la población ante los indicios de una enfermedad vírica transmitida por mosquitos

  • Emplear telas mosquiteras en ventanas y puertas.
  • Intentar no permanecer al aire libre entre el atardecer y el amanecer.
  • Hay que procurar dejar la luz apagada.
  • Hay que seguir diariamente una correcta higiene corporal.
  • Evitar los perfumes intensos.
  • Usar ropa que cubra lo máximo posible la piel y sacudirla antes de usarla si se ha tendido en el exterior.
  • Hacer un uso adecuado de los repelentes, siguiendo estrictamente las recomendaciones sobre el modo y frecuencia de uso descritos por el fabricante. Si se usa crema para el sol, hay que aplicarla primero, dejar absorber durante veinte minutos y, entonces, aplicar el repelente de mosquitos.

Foto destacada: Amanecer en “la barca”, en Coria del Río. Autor: José Manuel Calvo. Creative commons

Deja aquí tu comentario